/, Recetas con café/Postureo para llevar: Cold brew coffee

Postureo para llevar: Cold brew coffee

A ver, a ver, que nos gusta un postureo más que un café por la mañana ☕, y es que el cold brew coffee (literalmente, preparación de café frío) ha arraigado fuerte en algunos países y aquí casi ni nos damos cuenta. Hace ya un tiempo que empezamos a oir sobre esta moda en los medios españoles; una moda que, como muchas otras, viene de EEUU, donde es todo un fenómeno del foto postureo en Instagram, y acumula más de 1,2 millones de menciones con el hastag #coldbrew.
Esto ha provocado un claro aumento en la demanda de este tipo de café, no solo afectando a las ventas en establecimiento, sino que por sus características es una bebida perfecta para preparar en casa y llevártelo por ahí para disfrutar de un café sin preocuparte de mantenerlo caliente.

Pero ¿qué narices es un cold brew? en resumidas cuentas, es un café que se prepara en frío, o por lo menos a temperatura ambiente, durante aproximadamente 12-24 horas, se corta con agua o leche (en general, con una proporción de 50/50), y se sirve frío, preferiblemente con hielo. Su elaboración no tiene nada que ver con el café con hielo o un frapuccino, sería algo así como el primo refinado y educado.
Además es una opción muy apetecible para los planes de escapada aventurera, porque mantiene el sabor y los nutrientes propios del café, pero es menos amargo y contiene menos cafeína. Saludable y refrescante al mismo tiempo, mmm… Y lo que es más importante, se toma por puro placer sin importar que sea verano o invierno.

Preparar cold brew coffee en casa

  1. Moler el café en trozos grandes. Puedes hacerlo tú mismo en casa con un molinillo o pedirlo así donde compres los granos.
  2. Mezclar el café molido con agua en un frasco y revuelve.
  3. Deja reposar en la nevera durante la noche (unas 12 horas).
    Durante este tiempo, el café se infusiona lentamente en el agua, creando una mezcla fuerte y concentrada.
  4. Cuela a la mañana siguiente y transfiere la preparación a un recipiente limpio para una mejor conservación a largo plazo.
  5. Prepara tu café helado. Llena un vaso con cubitos de hielo, vierte 1/2 taza de la infusión fría sobre el hielo, agrega 1/2 taza de agua fría y revuelve. Puedes añadir crema o nata al gusto para endulzar. Lo dejamos a tu libre elección 😉

¿Listos para probarlo?

Este método para hacer café tiene mucho a su favor:

  • La lenta infusión extrae todo sabor del café dejando atrás la mayoría de los compuestos que pueden hacer que el café sepa amargo y agrio.
  • Es versátil: se puede ajustar la concentración del café haciéndolo más o menos fuerte según el gusto de nada uno.
  • Ahorrar tiempo: sobre todo por las mañanas (que falta hace). Puedes preparar un gran lote durante el fin de semana, o la noche anterior y guardarlo en la nevera y así tener un desayuno fácil y rápido toda la semana.

¡Qué aproveche!

milmaneras2018-09-12T15:08:01+00:00