/, Recetas con café/Así toman el café en… Italia

Así toman el café en… Italia

Ay, la bella Italia. Sus calles, su historia… sus cafeterías. Porque ahí donde lo veis, el país de la bota es el lugar del mundo con más establecimientos dedicados al café por habitante. Exactamente 100.000 cafeterías para 60 millones de habitantes, algo fácil de imaginar a sabiendas de la pasión de los italianos por esta bebida. El café forma parte de su cultura y va mucho más allá del capuccino o el expresso, incluyendo preparaciones que quizá no imaginabas, así que si te gusta y quieres disfrutarlo como lo hacen los italianos, debes saber que estas son las maneras más comunes en las que ellos lo consumen.
👇👇👇

Espresso: el café por excelencia, clásico de los clásicos. Un café solo hecho con máquina de espresso, con poca agua y una capa de crema servido en taza pequeña.

Caffé doppio: si un espresso no te resulta suficiente pide un doppio, una versión del espresso con doble cantidad de agua y café.

Caffè lungo: es un espresso preparado con más cantidad de agua y la misma cantidad de café, así se suaviza el sabor.

Caffè macchiato: parecido al café cortado español, es un café espresso con poca leche. Puede ser macchiato caldo si la leche se sirve caliente o macchiato freddo si la leche está fría.

Caffelatte o caffè latte: parecido al café con leche español, servido también en taza.

Caffè con la panna: espresso con nata montada.

Latte macchiato: es leche con espresso lungo, lleva menos café que el caffelatte y se suele servir en vaso de cristal.

Marocchino: un espresso con cacao en polvo y leche con espuma.

Mocaccino: espresso con chocolate caliente y leche con espuma. Si lo quieres con nata montada, entonces deberás pedir un caffè viennese.

Capuccino: una de las bebidas italianas más famosas. Lleva una parte de espuma de café y una parte de café solo un poco largo, se sirve en taza grande y se puede decorar con un poco de cacao. ¡OJO! Se toma en el desayuno, nunca después de comer. El desayuno típico italiano es “capuccino e cornetto” (capuchino y croissant).

Caffè freddo (café frío). Si estamos pasando unos días conociendo tierras italianas mejor no pedir un café con hielo, a no ser que queremos que nos echen a patadas del país. Allí, echarle hielo al café es casi un insulto, ya que este al deshacerse aguaría demasiado la preparación y la estropearía. Lo que se hace es colocar el caffè lungo en la nevera o, recién hecho, enfriarlo rápidamente con hielo en un vaso frío y filtrarlo para quitarle el hielo.

Caffè shakerato: otra opción para tomar café frío. Se hace batiendo un espresso lungo con hielo, es una especie de batido o granizado pero sin leche.

Caffè corretto: es un espresso con algo de licor, normalmente grappa o brandy, que nos puede recordar al carajillo español.

BONUS TRACK de recetas italianas por vuestra cara bonita. Ea.

CAFFÈ AFFOGATO

El caffé affogato (ahogado en español) combina dos de los elementos más famosos y que más nos gustan de la gastronomía italiana: el café espresso y el helado. Esta preparación tiene su origen en Milán y, como su nombre indica, se prepara fundiendo una bola de helado con café espresso caliente. En Italia este café es bastante popular y puede encontrarse en la carta de cualquier bar, y es que nos permite disfrutar del helado en cualquier estación del año sin necesidad de esperar a que llegue el verano.
La receta original es sencilla pero admite cientos de variantes en función de la creatividad de cada uno. ¿Probamos? el resultado es una bebida cremosa con un contraste frío-caliente que derrite los sentidos 😋

INGREDIENTES

  • Una bola de helado al gusto. El clásico es el de vainilla porque deja suficiente protagonismo al café, pero puedes usar otro que te guste. Evita los helados frutales muy ácidos y los de tipo sorbete por ser muy aguados.
  • Un café espresso.

ELABORACIÓN

  1. Pon una bola de helado en una taza o copa previamente enfriada en el congelador.
  2. Cubrir al momento con el café bien caliente, sin añadir azúcar extra, y el helado se derretirá.
  3. Añade los toppings que quieras: virutas de chocolate, nata, canela, frutos secos, cacao en polvo… ¡Imaginación!

TIRAMISÚ

Uno de los postres italianos más conocidos. Es suave, cremoso y absolutamente delicioso…  Irresistible. No resulta demasiado dulzón ni empalagoso; además,  cuanto más tiempo lo dejemos reposar más rico estará porque los sabores se concentrarán.

INGREDIENTES

  • 400 g de bizcochos al huevo
  • 500 g de queso mascarpone
  • 120 g de azúcar
  • 6 huevos medianos
  • 2 vasos de café concentrado
  • Cacao en polvo

ELABORACIÓN

  1. Separar las claras de las yemas.
  2. Batir las yemas con 60 gramos de azúcar hasta que quede una crema, a continuación añadir el mascarpone poco a poco y mezclarlo bien.
  3. Montar las claras a punto de nieve y cuando empiecen a montar añadir el resto de azúcar poco a poco. Estarán perfectamente montadas cuando estén duras y al dar la vuelta al recipiente no se caigan.
  4. Añadir las claras poco a poco a la mezcla de las yemas y el queso, con movimientos envolventes (y con mucho cariño) para no bajar las claras.
  5. Dejar reposar en la nevera.
  6. Preparar el café y añadele las dos cucharadas de azúcar.
  7. Ir mojando los bizcochos en el café e ir cubriendo la base de un recipiente rectangular y grande.
  8. A continuación cubrir con una buena capa de crema.
  9. Repetir el proceso tantas veces como nos permita el recipiente y la cantidad de crema y bizcochos.
  10. Terminar con una capa de crema y espolvorear con cacao en polvo con ayuda de un colador.
  11. Dejar reposar en la nevera al menos una hora.

¿Nos animamos con alguna de estas recetas? Si no le tenéis miedo a los fogones y queréis compartir vuestras bellas creaciones con el mundo, etiquetadnos en redes, queremos verlo TODO 👀

Ciao!

milmaneras2018-09-13T11:59:19+00:00