/, Recetas con café/3 recetas rápidas y sencillas con café

3 recetas rápidas y sencillas con café

Bueno, en realidad os vamos a mostrar dos maneras de preparar café un poco diferentes y un postre sencillo y resultón. Ideales para poner en práctica una tarde fría de invierno, entre estudio y estudio o, simplemente, porque sí 🙂

 

Clásico ‘affogato’ italiano

Igual por el nombre no te suena demasiado, pero si te decimos que se trata de café con helado, seguro que ya sabes de qué hablamos. Sencillo, sencillísimo, y resultón. Más bueno, imposible. ¿Qué necesitamos? Café y helado. Listo.

Lo más clásico es poner una bola de helado de vainilla en una taza y añadir un café expresso por encima; pero siempre podemos innovar mezclando el café con sabores diferentes: helado de nata, chocolate o plátano le van que ni pintado, pero también podemos experimentar con otros sabores frutales, por ejemplo.

Sencillamente delicioso.

 

Café con dulce de leche

Si el café con helado no te parece lo suficientemente dulce 😛 aquí te traemos lo que necesitas: café con topping de dulce de leche. Y al igual que la anterior receta: fácil, fácil.

Prepara un café y bátelo junto a la leche o bebida vegetal al gusto y un buen chorretón de dulce de leche. Cuando lo tengas listo, ponlo en un vaso o taza y añádele espuma de leche (aquí os enseñábamos cómo hacerla). Venga, también aceptamos nata como ‘topping de compañía’…. EL TOQUE, así, en mayúsculas, es añadir por encima un poquito más de dulce de leche.

En internet hay multitud de recetas para hacer vuestro propio dulce de leche casero, pero si lo preferís, en (casi) cualquier supermercado podréis encontrarlo.

¡Ahora solo queda disfrutarlo!

 

Magdalenas de café

Sí, sí, magdalenas, las de toda la vida (nada de muffings :P) pero con ese toque que ummmm… perfectas para desayunar o merendar; o media mañana, o de postre, o para comer mientras ves una peli o…, no nos vamos a engañar, para cualquier momento.

¿Qué necesitamos? Ingredientes típicos de magdalenas:

– 250 ml de aceite de girasol
– 200-250 grs de azúcar, aquí un poco al gusto, dependiendo del grado de dulce que queramos que tengan
– 4 huevos
– 320 grs de harina
– 1/2 sobre de levadura

Y… ¡café! 😛 Aquí también va un poco en gustos. Necesitamos 250 ml de ‘bebida’; nuestras opciones: si quieres un sabor más fuerte usa 125 ml de leche (o bebida vegetal) y 125 ml de café, si quieres un sabor más suave, usa los 250 ml de leche (o bebida vegetal) con una chucharada sopera de café.

Pasos: prepara el café con leche en la proporción que hayas elegido y reserva. Por otro lado, mezcla los huevos con el azúcar y bate hasta conseguir una mezcla cremosa. Añade entonces el café con leche (mejor espera hasta que esté frío) y el aceite, removiendo poco a poco hasta que todos los ingredientes queden perfectamente integrados.

Por otro lado, tamiza la harina y la levadura e incorpora poco a poco con la anterior masa hasta obtener una mezcla homogénea. Puedes usar un robot de cocina, una batidora de toda la vida o poner en práctica las horas del gimnasio y tirar de fondo. Allá cada uno…

Reparte la mezcla en moldes de papel (recuerda no llenarlos más de la mitad) e introdúcelos en el horno, previamente calentado, a 200º durante unos 10-15 min. Cada horno es un mundo así que ¡mucho ojo! Espera a que hayan subido las magdalenas y, entonces, podrás abrir el horno y comprobar, pinchando el centro de una de las delicias, si están listas.

¿Qué os parece? ¡Esperamos vuestras impresiones!

milmaneras2019-01-14T16:46:07+00:00